viernes, 4 de enero de 2013

Columna de Opinión ¿Y si los funcionarios comienzan a pensar en quienes los votaron?


Una Pregunta que nos permitirá reflexionar sobre la realidad política y económica y la agenda que deberían tener los políticos Argentinos
Con respecto a la educación, cualquiera de nosotros que seamos padres, con sólo comparar el nivel académico de colegios de nuestros hijos con el de otros niños que concurran a establecimientos diferentes obtendremos impresionantes diferencias en los contenidos, es decir va más allá de la pedagogía del docente. Para ello, en principio debería realizarse un cambio total de sistema académico argentino, proponiendo como obligatoriedad estudios terciarios, aumentando y actualizando los contenidos de los programas e incluyendo en el nivel secundario la materia de ciencias políticas (no a nivel universitario, pero si básicamente sus conceptos) sin adoctrinar ni politizar, sino para que los estudiantes puedan discernir y entender la importancia del voto y la comprensión de un programa o discurso político serio y democrático de uno demagógico o autoritario e imposible de llevar a cabo en una sociedad de bien.
Asimismo, lograr como exigencia que para la futura inclusión en el marcado laboral se exija el nivel terciario, lo cual acorde la hipotética visión personal sería lógico que todos o la gran mayoría lo cumplimentara, garantizando a su vez la permanencia de quien ya se encuentra en el mercado laboral sin modificar su nivel de estudios. De esta manera no hablaríamos de “voto calificado” (particularmente me parece una locura en estos tiempos y en épocas de democracia), pero si se calificaría el voto y los ciudadanos seríamos capaces de defendernos de los discursos y proyectos políticos personalistas, autoritarios o envueltos en demagogia ocultando corrupción.
O sea, como ven es una visión totalmente particular, pero también es un llamado de atención hacia los gobernantes, que en la Argentina somos muchas las personas capacitadas que deseamos una patria en paz con unión y respeto.
Espero que alguien, en algún momento piense y actúe con cordura y seriedad, privilegiando a la Nación ante que sus intereses, y anhelo también que sin perjuicio de las sentencias de los jueces, sea la historia, portadora de una verdad superior, la que los juzgue y condene a quienes actuando con corrupción y pensando en su bien personal han colaborado para la situación actual de país desde sus inicios hasta la actualidad sin distinción de ideologías políticas. 

Darío Ezequiel Pulelladariopulella_37@hotmail.com

¿Y si los funcionarios comienzan a pensar en quienes los votaron? | Tribuna de Periodistas